tarta2

Bueno, pues al ver la demanda de peticiones de la receta de mi última creación, he decidido empezar a compartir algunas recetas en el blog, y así me servirá también como “recetario digital” donde tener aglutinadas algunas cosillas que vaya haciendo.

Generalmente todo lo que hago en la cocina (que no es poco) esto lo comparto por instagram, donde suelo poner algunas recetas un poco por encima. Pero creo que esto puede ser buena idea y así también dar un poco más de movimiento a la web y al blog. Y especialmente, ser un poco más de ayuda a aquellas personas que aun no saben que se puede comer bien, comiendo rico y con sabor.

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

¡Pues vamos al lío! Yo voy a indicar lo que he utilizado, pero luego todo es adaptable y mejorable.

El tiempo invertido, apenas llega a la media hora. Y el resultado es espectacular. ¡GARANTIZADO!

Ingredientes para la base

  • Harina de avena → 150 g (El sabor al gusto. Yo he utilizado nutchoc)
  • Crema de cacahuete → 35-40 g
  • Huevo → 1 ud (entero)
  • Agua → poca cantidad, para humedecer la mezcla y compactarla

Ingredientes para el relleno

  • Queso fresco batido 0% → 400 g
  • Queso tipo philadelphia “light” → 100 g (algo más de cantidad daría más cremosidad y sabor a la mezcla, pero como añadimos la gelatina, la textura queda perfecta).
  • Gelatina neutra → 3 láminas (unos 5 g)
  • Proteína en polvo → 50 g (2 cazos de concentrado, he utilizado sabor cookies & cream, pero como no me gustaba el sabor final, decidí añadir el cacao desgrasado)
  • Cacao desgrasado → 2 cucharadas de postre (10 g)
  • Chocolate negro → 3-4 cuadraditos (30-40 g o algo más)
  • Edulcorante (al gusto)

Ingredientes para el topping

  • Almendra picada (con avellana hubiera estado mejor seguro) → simplemente para cubrir, aunque le eché también en el relleno.
  • No le llegué a echar crema de NutChoc de MaxProtein, pero estaba en los planes iniciales. El problema de esta crema es que es sumamente artificial y más densa de la cuenta, no creo que hubiera mejorado el resultado final.

Se podrían añadir otras cosas al topping: por ejemplo fruta o poner una base de gelatina hecha con bolero o queso fresco con proteína y lecitina (proteína “smooth”) que da como resultado una crema muy densa pero suave.

Realización paso a paso

  • Para hacer la masa, echamos en un bol la harina de avena, y añadimos la crema de cacahuete derretida (calentar 1 min o poco más en el micro), después añadimos el huevo batido. Y por último vamos echando agua poco a poco si fuera necesario, hasta que quede una masa terrosa, compactable fácilmente.
  • En un molde, empezamos a amasar y posteriormente aplastar con los dedos la masa resultante anterior contra el molde. De modo que cubramos toda la base del mismo uniformemente, incluyendo los bordes si queremos. No debe quedar muy gruesa esta capa si queremos que quede crujiente tras el horneado.
  • Metemos el molde con la base de avena al horno. A 180º unos 10-15 min. No debe tostarse demasiado ni quedar blanda. Aunque esto va un poco a gusto de cada uno. Dejamos que se enfríe un poco.
  • En un cazo ponemos a fuego medio los 400 g de queso fresco, que se vaya calentando y perderá poco a poco espesor. Añadimos el queso tipo philadelphia light y con unas varillas vamos removiendo para que se disuelva. Mientras ponemos a hidratar las 3 láminas de gelatina neutra en agua fria (unos 6-8 minutos bastarán).
  • Cuando el queso fresco + philadelphia estén disueltos completamente, añadimos los 2 cazos de proteína para dar sabor y aumentar el valor proteico del postre. Si queremos, una pizca de edulcorante y cacao desgrasado o canela también puede ir bien (todo depende de los sabores que busquemos y lo que se nos ocurra o apetezca).
  • Una vez todo bien homogéneo y disuelto, echamos las gelatinas previamente hidratadas y seguimos removiendo con las varillas hasta que se disuelvan totalmente y se homogeneice todo bien. Ya podemos apagar el fuego y dejar enfriar poco a poco.
  • Rallamos o troceamos chocolate negro y/o frutos secos al gusto. Bien para añadir al relleno (una vez esté frio, porque si lo echáis caliente se disolverá el chocolate como me pasó a mi, cuando buscaba que quedasen trocitos en el relleno) o sino para el topping.
  • Una vez esté fría la mezcla del cazo, lo echamos el relleno en el interior de nuestra base en su molde.
  • Y dejamos reposar. Una vez haya perdido más temperatura y esté algo cuajada la mezcla, sería el momento de echar el topping, que podría ser frutos secos y chocolate, crema nutchoc baja en calorías, queso fresco batido 0% con proteína de algún sabor y lecitina o gomas o gelatinas para espesar, boleros, etc.
  • Y todo a la nevera, en unas horitas está lista esta pedazo de tarta de “Chocolate Cheese Cake”

tarta1

Valores nutricionales de la tarta “Choco Whey Cheese Cake” by Fisiconutrifit

choco_whey_cheesecakeAunque los valores nutricionales obtenidos son resultado de un cálculo bastante aproximado, creo que se acercan a la realidad.

No es todo lo fit que debería, seguramente habría que haber añadido más proteína de suero y reducir un poco el chocolate.

Pero bueno, creo que el resultado es nutricionalmente óptimos.

Y como un “cheat meal” esporádico, tomando un postre diferente algún día, pues está bastante bien.

Siempre se podrá mejorar, reducir el aporte de grasa y aumentar el de proteína, pero dado el sabor, textura, etc. bien podría pasar por un postre infinitamente más energético.

 

Espero que lo disfrutéis y si alguien se anima a hacerla, que comparta el resultado en redes sociales etiquetándo a @Fisiconutrifit (twitter, instagram y facebook). Para que podamos ver si sois capaces de mejorarla, que seguro que si, porque yo soy bastante negado en lo que a repostería se refiere.